El seductor, un ser sociable

¿Conoces a algún tipo serio?

¿Ese que apenas habla, no sonríe, mientras ve como todo el mundo a su alrededor se lo pasa bien y se divierte?

Tengo que confesarte que yo era así.

Los únicos momentos donde podía relajarme y pasármelo bien, y sonreir, era con mis amigos más cercanos.

Con el resto de extraños era como estatua. Simplemente permanecía inexpresivo y sin desentonar.

Sí, yo solía ser ese tío. Y no era feliz.

Los seres humanos somos seres sociales, necesitamos relacionarnos con los demás, necesitamos sentir que formamos parte de algo, que importamos a alguien.

Y como vivimos en sociedad, continuamente estamos relacionándonos con los demás.

¿Qué impresión quieres que los demás tengan de ti? ¿La de un tipo huraño que no está a gusto con su vida? ¿O la de un hombre feliz, que va con una sonrisa por la vida?

Pero no, no estoy hablando de una sonrisa fingida, una sonrisa que no sientes. Te hablo de esa sonrisa que te sale cuando te acuerdas de la última vez que lloraste de la risa. Una sonrisa genuina y auténtica.

Es ESA sonrisa la que atrae, y hace que tu atractivo se dispare.

Pero como sabes, todos los extremos son malos. Sería contraproducente estar sonriendo constantemente cada vez que hablas con alguien o estás en un grupo.

Parecería forzado y sentirán que no lo haces de forma natural, y eso, lejos de ser atractivo, es trágicamente raro.

La idea es buscar un equilibrio que te permita ser y proyectarte como una persona alegre, con la que la gente quiere estar.

Después de mucha reflexión, he llegado a una conclusión. Antes de convertirte en un “seductor”, debes de convertirte en un hombre sociable.

Tienes que ser capaz de poder acercarte a un grupo (mixto), y ponerte a hablar con ellos de cualquier cosa, y pasártelo bien conociendo gente, sin buscar ligar con ninguna chica ni tener segundas intenciones.

Simplemente conocer gente por placer.

Esa es la base desde la que, en mi opinión, se debe de partir.

Para conseguir a una chica, es increíblemente necesario que sepas conectar con ella.

Y para conectar con las chicas y, en general, con la gente, hay que ser una persona social.

Si quieres, puedes hacer un simple ejercicio para empezar a abrirte a las personas.

Haz lo siguiente: la próxima vez que vayas a comprar a la panadería, supermercado, papelería… a donde sea, acércate al dependiente/a, en vez de decir un simple “hola”, dile con tu mejor sonrisa y con entusiasmo:

“¡Hola! ¿Qué tal?”. Y mira su reacción.

La mayoría de la gente se sorprenderá, y esto es bueno, porque le estarás subcomunicando: “soy una persona diferente y alegre, y me gusto”. 

Así, te diferencias de manera sencillísima de cualquier típico cliente que llega, compra, y se va. Y sobre todo, amplías tu zona de confort.

Te lo dice una persona que empezó en la seducción con dos dificultades añadidas: ni era social, ni tenía una conversación fluida o interesante.

De hecho, mi familia siempre me dijo que yo era “hombre de pocas palabras”.

Esta idea, que oí varias veces a lo largo de mi vida, acabó por convertirse en una creencia.

Pero un día dije: “¡Basta!”.

No quería seguir siendo así, quería ser una persona que se enrollara hablando, que pudiera hablar delante de un grupo de personas con total confianza, y que a la gente le gustara escucharme.

No me resigné a aceptar mi condición, mi forma de ser. No dije: “yo soy así, qué le voy a hacer…”. No. Sabía lo que quería, y por eso estoy aquí, para conseguirlo.

Trato de superarme cada día, y no me quedo estancado en mi zona de confort.

No os resignéis y os conforméis con vuestra personalidad actual.

No sois productos “acabados”, sin posibilidad de mejora.

El cambio está ahí, solo tienes que ser lo suficientemente valiente para ir a por él.

Como he dicho en otras ocasiones, cuando abrazas esta idea, tendrás el mundo a tus pies.

Pero volviendo al tema que trato en el post, ¿conoces a alguien que le vaya bien con las mujeres, y que sea una persona introvertida y callada?

No lo creo.

Porque antes de tener éxito con las mujeres, debes de tener éxito con todo tipo de gente, en general.

Solo así conseguirás un juego fluido, y podrás divertirte en cada interacción. El seductor es, primero, alguien sociable.

No me quiero extender mucho en este tema, pero creo que ha quedado claro que debes de mejorar tu relación con todo el mundo primero, antes de empezar a mejorar tu relación con las mujeres.

Y sobre todo, ser una persona cálida, cercana y alegre, para que a la gente disfrute en tu compañía.

Tampoco quiero irme sin darles las gracias a todos los que nos estáis leyendo, y ánimo a todos aquellos que luchan cada día para conseguir ser la mejor versión de ellos mismos.

Se puede, os lo aseguro.

Anterior

Como evitar que te hagan la cobra

Ten energía y serás más atractivo

Siguiente

Deja un comentario

ir arriba
Descarga nuestro nuevo eBook "Como ligar por Whatsapp"

Descarga nuestro nuevo eBook "Como ligar por Whatsapp"

Pon tu email y te lo enviamos gratis!

Revisa tu correo. ¡Te acabamos de enviar un email!