Sedúcete a ti mismo primero

En la esquina de mi casa hay una papelería.

En ella está de dependiente un chico joven, de unos 24 años más o menos. Sin ser despiadados, podríamos decir perfectamente que este chico es lo contrario a lo que sería un hombre atractivo.

Es extremadamente delgado, de piel muy blanca y con entradas, a pesar de su edad.

Pero, si lo vierais os sorprenderíais tanto como me sorprende a mí.

En este chico siempre hay una sonrisa permanente, siempre está cantando o tarareando una canción, desprendiendo felicidad y energía a su alrededor. Incluso juega con el dinero que le entregas al pagar y te bromea.

Hace algún tiempo no me habrían sorprendido estos comportamientos. Incluso podría haberme reído de él comentándole cómo es y cómo actúa este chico a alguno de mis amigos, pero ahora estas cosas me impactan.

Mi sorpresa fue aún mayor cuando, hace algunas semanas, vi a este chico por la calle.

A pesar de su delgado y frágil cuerpo, andaba de una forma que parecía que había obtenido el mayor éxito de su vida.

Andaba como si acabara de salir de una sesión de sexo salvaje y se sintiera el hombre más feliz y sexy de este planeta. Se comía el mundo a cada paso. ¿Cómo puede ser esto?

Hay una sencilla razón. Porque este chico se gustaba, se sentía cómodo en su piel.

¿Por qué hay chicos con futuro, inteligentes, atractivos y con cuerpos envidiables que están tremendamente acomplejados y no se gustan?

No estoy exagerando, conozco a más de uno así.

En cambio, un chico poco atractivo, metido en una librería todos los días de la semana, y trabajando más horas de las que le gustaría, podría darle unas cuantas lecciones a los anteriores.

¿Cómo te ves a ti mismo?

Aquí es donde entra en juego la imagen que tengas de ti mismo y el grado en que te aceptes y te quieras.

Supongo que alguna vez habrás escuchado la frase “para querer a otras personas, primero te tienes que querer a ti mismo”.

Esta frase, en mi opinión, no es del todo cierta.

Puedes no quererte, y suplir esto volcando este cariño y este amor en otras personas.

De hecho, es lo que hacen la mayoría de las personas que no se aman a sí mismas. 

Pero lo que sí es del todo cierto es que no puedes hacer que te quieran, si tú no te quieres a ti mismo primero.

Piensa por un momento, ¿por qué vas a querer a una persona, si ella no se quiere?

¿Por qué no se quiere? ¿Qué tiene esa persona para que ni siquiera ella se quiera? Todas esas preguntas son sospechosas.

Invitan a pensar que algo raro pasa. Y automáticamente restan valor y atractivo.

Existe otro punto fundamental en todo esto.

Y es, ¿qué tienes tú que ofrecer a otra persona si ni siquiera te amas a ti mismo? estás vacío por dentro.

Por regla general, no intentes buscar en otras personas lo que no te puedas dar a ti mismo.

Sé cuál es esa sensación de soledad después de cortar con tu pareja. Seamos sinceros.

Una parte de la tristeza que sientes cuando lo dejas con tu novia es debido a que la echarás de menos, porque la querías.

Pero otra parte es debido a que vuelves a estar solo, sin ningún apoyo, sin ningún plan ni sexo seguro para el fin de semana.

¿Por qué pasa esto? Prefieres estar con otra persona, antes que estar contigo mismo. No te gusta tu soledad, y la quieres suplir con la compañía de los demás.

Tienes que gustarte antes de gustar

Una persona que puede quedarse en casa un fin de semana entero, sin salir, estando solo consigo mismo, y aun así pasárselo bien y no sentirse como un bicho raro asocial, es una persona que tiene que aportar mucho a los demás.

Se gusta, se siente bien en su piel.

En cambio, una persona que no se soporta a sí misma, y necesita constantemente la relación con otras personas porque es su única forma de llenarse, es porque está vacía, y no es capaz de llenarse por sí sola.

Te invito a que hagas un ejercicio.

El próximo fin de semana, anula todos tus planes, tus fiestas, tus citas, todo. Proponte estar de viernes a domingo contigo como única compañía.

Haz lo que más te guste. Escucha música, canta, vuelve a ver tu película favorita, cocina, duerme hasta la hora que quieras, sal a hacer deporte, medita… haz lo que quieras, pero hazlo solo.

Sé consciente de las emociones que estás sintiendo cuando te encuentras solo, de tus sentimientos, de cómo te relacionas contigo mismo.

Este ejercicio te ayudará a conocerte mucho mejor.

Y, volviendo al punto central del artículo, cuando te gustas, te quieres y te aprecias, todo esto hará que también le gustes a los demás.

En especial a las chicas. Sedúcete a ti mismo primero. Gústate. Bésate si quieres.

Vuelve a conectar con tu cuerpo y con tu interior.

Solo de esa manera podrás hacer que los demás te quieran.

No seas un parásito de energía y amor, sino un benefactor.

Anterior

Empiezo a notar los cambios

¿Cómo ligar por Whatsapp?

Siguiente

Deja un comentario

ir arriba
Descarga nuestro nuevo eBook "Como ligar por Whatsapp"

Descarga nuestro nuevo eBook "Como ligar por Whatsapp"

Pon tu email y te lo enviamos gratis!

Revisa tu correo. ¡Te acabamos de enviar un email!