Como mejorar la comunicación

Si me hubieras conocido hace algún tiempo, habrías sacado muchas conclusiones de mí. La primera sería que era un chaval tímido y reservado. La segunda, que prefiería estar callado en vez de hablando. Y la tercera, que mi capacidad comunicativa era nefasta. Ya no era que apenas hablaba, sino que cuando hablaba, habría sido mejor que me hubiera quedado callado. Porque soltaba las palabras como si me quemaran en la boca, tan rápido que difícilmente se me entendía. Además, mi tono de voz era más bien bajo. Y si no me trababa con las palabras, era un milagro. Por todo ello, desarrollé un miedo a hablar, que sumado a mi personalidad introvertida, me hicieron una persona extremadamente poco sociable. ¿Os podéis imaginar, no?

Un pedacito de mí

Aún me acuerdo de aquella tarde de verano. Un amigo me invitó a pasar una semana en su casa de la playa, a lo que yo acepté sin pensármelo dos veces, deseando huir del calor insoportable de Granada en esas épocas. Cuando llegué, me dijo que él solía salir con gente que también veranea en la misma zona, y que esa misma tarde me los presentaría. Aún recuerdo lo tímido y distante que fui cuando me los presentó en la playa. Apenas abrí la boca en toda la tarde. Es más, me limité a tumbarme en mi toalla, cerrar los ojos y hacer como que tomaba el sol, mientras todos se lo pasaban bien y reían. Sin embargo, muchas cosas han cambiado hoy en día. Lo mejor de todo, y lo más importante, es que era consciente de esa limitación que tenía. Y sabía que eso no podía seguir así.

Todavía recuerdo las primeras veces que leí sobre seducción. Mi primer libro fue el método Mystery. En él, Mystery hablaba de “abordar grupos de personas”, conocer gente así porque sí, acercarte a ellos y empezar a hablar. Luego tenías que lanzar “negas” a la chica que te gustaba, primero habiéndote ganado a su grupo de amigos. ¿Os imagináis lo que se me pasó por la cabeza en ese momento? Es fácil de intuir… ¿cómo iba a acercarme a desconocidos con lo tímido que era? ¿Cómo iba a ganarme a su grupo de amigos si apenas sabía comunicarme decentemente con los míos? ¿Cómo iba a meterme con una chica que apenas conocía? Me faltaban muchas aptitudes, y mucha seguridad en mí mismo. En cambio, cada día veo esos recuerdos y esos pensamientos limitantes más y más lejos. Ahora puedo decir que trato de hablar con todo el mundo, en cualquier situación. En el gimnasio, de fiesta, en las reuniones de amigos… Raro será que esté callado, que no dé mi opinión o que no aporte nada a las conversaciones. He corregido mi dicción y mi pronunciación (y sigo corrigiéndola), añado melodía a mi voz para ser más atractiva, y trato de hablar calmadamente, sin prisas. Mi siguiente meta es tratar de introducir las pausas en mi forma de hablar, para crear misterio y expectación.

Con todo esto, te quiero decir que creo que me he ganado el derecho a hablar de este tema, porque peor que yo estaban pocas personas, pero conseguí salir de ahí. No digo que fue fácil, pero sí te aseguro que, a la larga, es francamente gratificante.

¿Por qué deberías mejorar tu capacidad comunicativa?

Por la comunidad de seducción corre un dicho. Y es que “al hombre se le seduce por la mirada, a la mujer por el oído”,  y creo que no se puede estar más acertado. Y, hablando en plata, si una mujer tiene un cuerpo espectacular, poco importa si es vulgar a la hora de comunicarse, a nosotros nos atrae. Pero un hombre inculto, ordinario, y grosero, hará que todas las mujeres de su entorno desaparezcan en un abrir y cerrar de ojos. Y ya no solo hablo del contenido de lo que dices, sino el cómo lo dices. De nada sirve que tengas un lenguaje no verbal excelente, si cuando abres la boca salen a la luz todas tus inseguridades y tus miedos. Empiezas a hablar de forma rápida por miedo a que la gente deje de escucharte, te pones nervioso y te trabas cuando eres el centro de atención de un grupo de personas, tienes una voz monótona y aburres a la gente…Y ya no solo en el ámbito de la seducción, sino en tu vida, tanto personal como laboral. ¿Qué pasará en una entrevista de trabajo? ¿Cómo vas a explicarle a un desconocido (y quizá futuro jefe) que tú eres el más indicado para ocupar ese puesto? Nuestra capacidad para expresarnos nos puede abrir muchísimas puertas. Que no te engañen, las personas con el don de la palabra tienen la vida mucho más fácil. ¿A qué esperas para ser un excelente comunicador?

Cómo mejorar tu forma de expresarte

Cada uno tenemos nuestras manías y nuestros fallos a la hora de hablar. Unos dicen muchos “eeeehh”, otros hablan demasiado rápido, otros demasiado lento, y otros ni siquiera hablan. Este último problema es el peor, porque el origen se encuentra en un juego interno pobre. No soportan la presión de equivocarse o creen que no tienen nada que aportar. En mi caso, para mejorar mi capacidad comunicativa tuve que mejorar antes mi juego interno. Tuve que desarrollar actitudes como el no importarme lo que los demás piensen de mí o creerme que soy valioso y no soy relevante en ningún caso (de hecho, uno de los motivos por los que antes apenas me expresaba era porque creía que mi opinión no le iba a importar a nadie).

Y, sobre todo, tienes que equivocarte mucho y vencer el miedo una y otra vez. Mi compañero y amigo Brian ha sido testigo cómo me he acercado a un grupo de chicas, comido por los nervios, he balbuceado unas cuantas palabras carentes de sentido, y me he ido sin dar más explicaciones del grupo, sabiendo que ya no había nada que hacer por el ridículo hecho, quedándose las chicas atónitas por lo que había sucedido. Pero esas cosas tienes que experimentarlas, porque son las que te hacen crecer como persona. Personalmente, no me arrepiento de ninguno de mis fallos. De todos he sacado conclusiones y me han ayudado a ser cada día mejor. Para finalizar, quiero dejaros una serie de tips para potenciar vuestra arma más poderosa, vuestra capacidad de comunicación:

  • Practica todo lo que puedas. Habla con todo el mundo. Si dudas entre hablar o no hablar, siempre escoge la primera opción.
  • Grábate en audio o vídeo, y luego escúchate. Presta atención a tus expresiones y a tu tono. Y cuando te escuches, imagina que es otra persona la que está hablando, así será más fácil identificar los fallos (a menudo no nos damos cuenta de nuestros defectos).
  • Lee el libro “Cómo ganar amigos e influir sobre las personas” de Dale Carnegie. En él, no aprenderás nada sobre fonética o cómo expresarte mejor, pero aprenderás a tratar y a agradar a la gente. Y si sabes lo que decir, será más fácil decirlo bien. Esto potenciará tu juego interno y tu confianza.
  • Habla mientras muerdes un lápiz o un bolígrafo. Así adquirirás mejor dicción y pronunciarás mejor las palabras.
  • El siguiente consejo puede parecer un poco absurdo, pero para mí es el más importante. Yo tenía el problema de que mi voz era baja y era difícil escucharme en sitios con un poco de ruido. Y para potenciar mi tono de voz, cada noche que salía a alguna discoteca, cantaba todas las canciones que me sabía. Las cantaba gritando al máximo, y muchas noches acababa ronco. Pero al cabo de algunos meses, mis cuerdas vocales se fortalecieron, y podía desplegar un tono de voz potente para que se me escuchara en cualquier lugar. Así que si quieres tener un tono de voz más grave y fuerte, practícalo gritando.
  • Lee en voz alta. Coge un libro, y todas las noches ábrelo por una página distinta y trata de leer con la mejor entonación y pronunciación posibles.
  • Practica trabalenguas. Además de ser divertidos, le darán mayor agilidad a tu lengua

No quiero hacer este post más largo, pero si necesitáis algunos consejos extra o algún tipo de ayuda, podéis preguntarme en los comentarios. Sé lo duro que es querer gritarle al mundo que estás ahí, y no poder hacerlo. Es una sensación tremendamente frustrante. Seguid luchando, manteneos en el camino, y nada se os resistirá. ¡Un fuerte abrazo!

Anterior

Lenguaje corporal de un macho alfa

El misterio en la seducción

Siguiente

Deja un comentario

ir arriba
Descarga nuestro nuevo eBook "Como ligar por Whatsapp"

Descarga nuestro nuevo eBook "Como ligar por Whatsapp"

Pon tu email y te lo enviamos gratis!

Revisa tu correo. ¡Te acabamos de enviar un email!