Lenguaje corporal de un macho alfa

Quizá un título alternativo a este post podría ser “Lenguaje corporal de un hombre alfa”.

Pero he preferido usar el término “macho alfa” debido a que la atracción en la mujer se da a un nivel más “instintivo” o “animal”.

¿Qué le atrae a una mujer? Pues la respuesta, querido lector, es que le atrae lo que no debería de atraerle.

Al menos no tanto.

¿Para qué quiere una mujer un hombre con estatus o un hombre que pueda protegerla?

Está claro que la mujer de nuestros días puede conseguir estatus y protección por sí sola.

Sin embargo, a un nivel más primitivo, parece que aún necesitan estos rasgos en un hombre.

Y, la idea más interesante, es que el tipo de hombre que puede brindarle este tipo de privilegios es, sin duda alguna, un auténtico hombre.

Un macho alfa.

¿Y cómo podemos comunicar que somos este tipo de hombre?

De muchas maneras.

Pero en este post nos centraremos en comunicar que somos un macho alfa a un nivel no verbal.

Interiorizando y aplicando los siguientes rasgos corporales estaremos muy por encima de la mayoría de hombres que, sin darse cuenta, tienen un lenguaje no verbal que comunica falta de confianza e inseguridades de todo tipo.

Así que ahí van los siguientes consejos:

  • Anda erguido y con la cabeza alta. Evita, en la medida de lo posible, mirar hacia el suelo (a menos que quieras subir una escalera, no quiero que te tropieces y te hagas daño). El hombre alfa se siente orgulloso de sí mismo, y no obedece a nadie más que a sí mismo. Por eso no necesita agachar la cabeza como símbolo de sumisión. Del mismo modo, andar encorvado demuestra que no estás a gusto contigo mismo, además de ser un rasgo de macho beta.
  • Mira a las personas a los ojos. ¿Te cuesta mirar a las personas a los ojos, especialmente a las chicas guapas? Entonces debes tratar este aspecto en profundidad. Porque, permíteme decírtelo, pero no podrás ligarte a una chica decente mientras que te de miedo mirarla a los ojos. Practica diariamente el contacto ocular con los demás, ya sea mirando a los desconocidos por la calle (sin ser amenazante) o alargando el tiempo que miras a las personas con las que hablas. Y dicho sea de paso, cuando un macho alfa le habla a otra persona, la mira a los ojos la mayor parte del tiempo.
  • Sonríe, pero no en exceso. Sonreír en exceso demuestra sumisión. Estamos comunicando, con nuestra sonrisa, que no somos peligrosos, que somos beta, que hagas lo que nos hagas jamás lo cuestionaremos. Está bien que seas agradable, pero no te quedes con una sonrisa en la cara todo el tiempo.
  • Adopta posturas abiertas. Un macho beta ocupa el espacio mínimo, para no molestar a los demás y así obtener la aprobación de los demás. En cambio, un macho alfa extiende su cuerpo (tampoco es conveniente exagerar) lo necesario para estar cómodo y hacer notar tu presencia. Porque, para que lo sepas, el macho alfa es el centro de atención y no le gusta pasar desapercibido.
  • Ralentiza todos tus movimientos. Este es uno de los aspectos fundamentales de un macho alfa. No puedes ser alfa y actuar como un nervioso beta. Por consiguiente, cuando alguien te llama, gira la cabeza lentamente. Si la movieras demasiado rápido, parecería que buscas desesperadamente atención. También, cuando gesticules, mueve tus brazos lentamente, al compás de tus palabras.
  • Relaja los ojos y los párpados. Elimina la tensión de cualquier parte de tu cuerpo, pero en especial elimínala de los ojos, porque es la parte de tu cuerpo donde más te van a mirar. No basta con mirar a los ojos, sino que además tienes que mirar bien. Así que mantén una mirada cómoda y pestañea lentamente.
  • Evita tics y manías que te hacen parecer nervioso. Muchas personas tienden a mover una pierna nerviosamente, o a dar pequeños golpecitos con los dedos en la mesa. Desecha esos comportamientos que, lejos de beneficiarte, te acaban perjudicando.

¿Qué tienen en común todos los consejos anteriores?

Podría resumirse en una palabra.

Relajación.

Y para relajarte tienes que sentirte como si estuvieras en tu casa.

Pero sobre todo tienes que sentirte cómodo siendo tú mismo.

Siéntete bien en tu propia piel. No intentes parecer otra persona, simplemente sé la mejor versión de ti mismo.

Veamos ahora aspectos que harán de ti un hombre más atractivo sin necesidad de esfuerzos mientras estés interactuando con una mujer:

  • Higiene. A ninguna mujer le gusta un hombre que no cuide su higiene. Créeme, las mujeres huyen de los hombres poco aseados. También hay que cuidar el olor corporal natural. Así que la colonia en este caso puede ser tu gran aliado (pero con moderación).
  • Aspecto corporal. Sabemos que a las mujeres no les importa tanto el físico como a los hombres. Pero es verdad que algo cuenta. Así que, ¿por qué perder puntos? No busques más escusas para no ir a un gimnasio o hacer deporte regularmente. Además, te sentirás mejor contigo mismo.
  • Vestimenta. Busca a una buena amiga, o una hermana, y ve de compras con ella. Jamás voy de compras solo, y siempre me dejo aconsejar en este tema, ya que, en general, las mujeres saben más de lo que se lleva actualmente.

Hemos descrito los rasgos no verbales más importantes de un macho alfa, pero hay que tener en cuenta que no solo la apariencia cuenta.

Gran peso reside en el sistema de creencias y comportamientos de un macho alfa, que son los que de verdad terminan de consolidar la personalidad alfa.

Anterior

Salir de la zona de confort

Como mejorar la comunicación

Siguiente

Deja un comentario

ir arriba
Descarga nuestro nuevo eBook "Como ligar por Whatsapp"

Descarga nuestro nuevo eBook "Como ligar por Whatsapp"

Pon tu email y te lo enviamos gratis!

Revisa tu correo. ¡Te acabamos de enviar un email!